FANDOM



Historia

Tovi creció bajo el cobijo del clan Hyuga, junto con sus familiares portadores del Byakugan, muchos creían que ya lo que era segunda rama y primera rama dentro de aquel poderoso clan, ya había terminado pero en realidad sólo fue algo llevado a muy bajo perfil con ciertos miembros, o este caso, sólo con Tovi.

A la corta edad de cuatro años él joven de cabello gris fue forzado a un entrenamiento fuerte para su edad, nadie sabía quien era su padre o madre, sólo que llevaba los apellidos Hatake Hyuga y en efecto, la influencia del Dojutsu fluía por sus torrentes de Chakra. Puño Suave fue lo que comenzaron a enseñarle, el ni idea de porque hacía tales cosas, lleno de curiosidad investigó lo que era ser un Shinobi y comenzó a estudiarlo a escondidas, analizarlo y sacar su conclusiones, a medida que pasaban los años, Tovi era más grande, más capaz y más fuerte, su Byakugan despertó a los cinco años de edad, sabía defenderse bien pero sin embargo, su desarrollo no era apto para poder derrotar a sus entrenadores, ya siendo estos unos jounin formados y bien preparados el clan Hyuga. Muchas de las noches de Tovi eran en el área de recuperación con vendajes al rededor de su cuerpo, heridas y dolores internos bastante fuertes, pues las descargas que recibía en su cuerpo no eran para nada amistosas.

A los 6 años Tovi por fin conoció las afueras del clan Hyuga y con esto, la aldea de Konoha, en cautiverio su crianza fue dura, se notaba en su mirada pues al ingresar a la academia no podía pensar si quiera en hacer algún amigo o no buscaba ni entender el porque la sonrisa de muchos, pero para sorpresa de muchos, el dominio de jutsu, taijutsu, genjutsu, lógica y su toma de decisiones eran bastante sobresalientes.

Nadie sabía nada del joven Hyuga, más que pertenecía a una rama primaria ya que tenía la frente descubierta y no portaba ningún tipo de sello, aquel que separa ambas ramas dentro del clan.

Tovi a sólo faltar un año de su graduación, le fue dada su banda con el símbolo de Konoha, oficialmente era un Genin graduado con honores. Los que cursaban con el lo miraban con asombro, otros con envidia y otros con orgullo, pues lo miraban como un reto.

Por primera vez Tovi mostró una sonrisa, ya que él quería tener un titulo encima para regresar a su clan y así, pedir con honor respuestas... Aquellas que siempre fueron negadas...

Tovi regreso corriendo a casa, con total energía y con la ilusión de un niño emocionado, con la mirada llena de curiosidad y encanto, se encontró con sus entrenadores y con gran orgullo lució su banda.

-¡Observen! Ya oficialmente soy un genin. Ustedes dijeron que cuándo tuviera está banda, este titulo ustedes me responderían cualquiera de las preguntas que siempre quise hacer mientras entrenábamos... -

Los entrenadores, en este caso eran tres, lo miraron con dureza y entrecejo fruncido, se acercaron a él y uno de ellos suspiro respondiendo de repente con una patada lateral a las costillas de Tovi.

Tovi sin titubeos bloqueo con gran destreza la patada, frunció el entrecejo con total enojo y despegó del suelo con un salto, todo pasó muy rápido, en el airé tomo un impulso de un giro a 360 grados al rededor de su eje y dejó salir una palmada bastante limpia en toda la cara de aquel entrenador, la cantidad de chakra que había usado en aquel ataque no era algo comparado a lo que limitaba en cada entrenamiento, al momento de impactar aquel golpe y Tovi pisar tierra tomando postura de pelea, observó como su entrenador calló al suelo como un tronco y con los ojos sin color alguno, lo había nockeado con apenas un sólo golpe y sin necesidad de bloquear algún punto de chakra.

-¿Por qué demonios me agreden? . . . Sólo quiero saber quienes fueron mis padres... ¿Por qué sólo me tratan de está manera a mi? Malditos...

Los entrenadores con la piel fría aún no podían creer lo que había pasado y retrocedieron, la cantidad de chakra que desprendía el aura de Tovi era impresionante.

-No podemos dar información... Sólo tuvimos está orden, perdona... En realidad no sabemos el porque ni quienes fueron tus padres.-

-Exacto, sólo sabemos que un día te dejaron afuera de la casa con un pergamino inmenso, en él decía tú nombre y. . .-

Entonces ambos entrenadores cayeron al suelo, Tovi sin entenderlo rápidamente volteó a todos lados buscando con desespero que los había golpeado, pero antes de darle tiempo de reaccionar como un Shinobi debe, ya estaba viendo todo negro y lo único que pudo escuchar fue la voz de un hombre, bastante ronco y con voz muy fría.

-Suficiente, ya es hora de sacarlo.-

A la semana siguiente Tovi despertó en el hospital de la aldea, dos jóvenes estaban allí junto con un jounin.

Aquel jounin le sonrío y le mostró un pergamino, este le daba la bienvenida oficial al escuadrón de aquel ninja.

Tovi suspiró y miró confundido todo.

-¿Qué me ha pasado?-

Preguntó confundido y mirando el interior de la habitación confundido, intentaba reconocer el lugar pero no podía. Ya estaba con su vestimenta negra que siempre acostumbra y el equipo de armas a un lado en la mesa de noche.

-Nadie lo sabe- Respondió el jounin. -Pero ya nos dijeron que estás bien, sólo que necesitabas que te despertarán. Por lo que dice el informe médico, estuviste inconsciente por forzar tú Byakugan.-

Tovi intentando recordar negó con la cabeza y miro sus manos, inexpresivo, subió su mascara hasta tapar su nariz como acostumbraba y se levantó de la camilla, recogió sus cosas y se puso al lado de la puerta de salida en la habitación.

-No puedo recordarlo, pero no hay problema. Vamos, no debemos tardar a la misión.-

Entonces partieron, Tovi tuvo una conversación con el hokage y este le asignó una casa en la aldea, alejado del clan Hyuga, sin reprochar el siguió ordenes y así continuó.

Con el tiempo sus habilidades se fueron reforzando y aprendió muchas más, su sensei le enseñó a combinar sus elementos originales ya que eran el Futon y Raiton, también el Suiton, por lo tanto continúa sus duros entrenamientos en la buqueda de perfeccionar tal dominio.

Todo aquello según experiencias lo ayudaron junto con el equipo en los examen chunin, los cuales logró pasar con gran liderazgo, pero aquel liderazgo no le duró mucho, pues decidió abrirse ya que sus palabras al equipo fueron.

-No estoy obligado a ser su amigo, pero si es necesario el trabajo en equipo. Ya cumplí, ahora debo hacer otras cosas.-

Con recelo y sentimientos aquel chico y aquella chica lo dejaron partir, tratándolo mal pues no podían creer tanta arrogancia. Cosa que luego en la noche cuándo Tovi se fue a su lugar de entrenamiento, mientras continuaba en ello, no pudo hacer más que dejar salir las lágrimas pues la frustración de querer saber que realmente pasaba en su vida lo perseguía y fuese lo que fuese el costo, no quería arrastrar a nadie a un final desconocido.

Tovi ya tenía 16 años y era unos de los Chunin más excepcionales a pesar de no desarrollar aún del todo sus nuevos elementos, tenía más de un factor que siempre voltearían la situación a su favor.

Ahora es cuándo buscará por fin las respuestas, ahora que esta decidido a infiltrarse entre los terrenos Hyuga.

Elementos originales, por orden: Futon, Raiton, Suiton.

Actualmente aprendidos y en proceso de perfeccionar: Dojutsu Byakugan, Futon, Raiton, Suiton.

[Continuara.]

Apariencia

Top uniforme de Jounin sin la chaqueta verde, solo el kimono, color negro con vendajes en su pierna izquierda en su porta kunai, sandalias altas hasta la altura de las canillas y una mascara que le tapa del cuello a la nariz, está posee filtros que desvían ciertos venenos no fuertes. Guantes con protectores metálicos. Su vestimenta siempre va de color negro.

Armamento

  • 4 Kunai
  • 25 Shuriken
  • 4 bombas cegadoras
  • 3 de humo, 2 de veneno
  • 4 sellos explosivos
  • dos sellos explosivos falsos.

Personalidad

Calculador, poco expresivo pero buena gente. Diplomático y justo. No hace más que las cosas por el bien de su aldea, frío y bastante calmo ante toda situación, perspicaz y lógico.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.